CEFALEA TENSIONAL – CEFALEA CERVICAL

Cefalea tensional o cefalea cervical, que se caracteriza por ser un dolor de cabeza bilateral, sensación de presión en la cabeza, de intensidad soportable, sin nauseas, y que no empeora con la actividad física, en ocasiones puede presentar fotofobia (no soportar los ruidos) y fonofobia (molestias de los ruidos). Puede aparecer en episodios de sólo minutos de duración, y menos de 15 días al mes, o crónica cuando se presenta más de esta cantidad de días, puede ser una evolución favorable de algunas migrañas, o consecuencia del abuso de antiinflamatorios o analgésicos, en cuyo caso la supresión de estos alivia parte de la recidiva del dolor.

Es similar al dolor de cabeza cervicogénico, aunque algunos autores a este le consideran secundario, y a la cefalea tensional primario. Su causa, puede ser la tensión involuntaria de los músculos craneales y cervicales o como consecuencia de malas posiciones o esfuerzos recurrentes en el trabajo o en el día a día. Esta tensión puede ser demostrada o medida bien mediante palpación, algómetro de presión o electromiograma. Y puede dar lugar a la aparición de puntos gatillo miofasciales en dicha musculatura. Para todo ello lo que se debe de realizar es un buen diagnostico y ver las posibles causas por las que ha aparecido dicha tensión muscular.