NEURITIS VESTIBULAR

El control del equilibrio está regulado por la información que obtenemos del exterior a través de tres canales: la visión, los receptores propioceptivos, ubicados a nivel osteoarticular y cutáneo, que dan información sobre la posición del cuerpo y sus movimientos, y el oído interno. Toda esta información se recoge e integra a nivel de la corteza cerebral, el cerebelo y el tronco encefálico y se dan unas órdenes nerviosas que permiten mantener el equilibrio.