LUXACIÓN DE RÓTULA

La rótula es el hueso de protección de la articulación de la rodilla; ella permite la unión biomecánica del cuádriceps, que se proyecta verticalmente dentro de la ranura formada en el extremo distal del fémur, consiguiendo así que la rodilla se doble o se extienda. La rótula ocupa su propia cavidad y cuando ésta se mueve o desliza completamente fuera de la misma se produce lo que llamamos luxación de la rótula.

Estas luxaciones son generalmente el resultado de un impacto fuerte o un movimiento de giro de la rodilla. En la mayoría de los casos, la rótula vuelve fácilmente a la posición correcta mediante la extensión de la rodilla o la contracción brusca del cuádriceps; este movimiento, sin embargo, es muy doloroso.