ESGUINCE CERVICAL

El esguince cervical se produce por el movimiento brusco que realiza el cuello tras un impacto súbito, ocasionando la lesión de los tejidos blandos que proporcionan estabilidad al cuello. Se produce cuando hay un movimiento repentino de la cabeza hacia atrás (hiperextensión) o hacia adelante (hiperflexión).

Es decir, algunos músculos del cuello se comprimen por un lado y se estiran por el lado opuesto, volviendo luego a su posición original, realizando la misma trayectoria que un látigo cuando lo agitamos en el aire. El latigazo o esguince cervical afecta sobre todo a la vértebra C5 que es la más móvil de todas y ocasiona dolor agudo y molestias en el cuello.