FISURAS Y FRACTURAS COSTALES

Las lesiones traumáticas del tórax pueden producir fractura costal y suelen ser por caídas y golpes directos sobre el tórax, más frecuentes en adultos y se localizados en el tercio posterolateral de la cuarta a la novena costillas por presentar una sujeción fija a la columna y al esternón. En el 50% de los casos se asocia traumatismo pleuropulmonar significativo.