PRÓTESIS DE RODILLA

El reemplazo quirúrgico de las superficies articulares de una rodilla por otras partes artificiales se debe generalmente a desgastes de la articulación provocado por enfermedades inflamatorias, degenerativas o traumatismos, el cual van alterando severamente la biomecánica de la articulación. El dolor que no se alivia y la rigidez en la articulación, es uno de los síntomas principales ante la necesidad de implantar una prótesis.

La rehabilitación de una prótesis de rodilla se centra en recuperar y aumentar la fuerza muscular, corregir deformidades e inestabilidades, mejorar el rango articular, aliviar el dolor, eliminar adherencias en la cicatriz, mejorar la función física y la calidad de vida del paciente.