ROTURA DE MENISCO

El tratamiento depende de la incapacidad que la lesión produzca al paciente, de la morfología de las rodillas y del paciente en si. Por ejemplo, se puede ser más conservador en lesiones degenerativas que aparecen con la edad porque son más tolerables; y a lo mejor hay que ser más agresivo en lesiones del menisco interno en un paciente con desviación de las rodillas en varo, porque es más importante para mantener la estabilidad. En las lesiones agudas traumáticas del menisco es importante valorar la necesidad de cirugía reparadora. La cirugía del menisco se realiza habitualmente por artroscopia, es decir, se utiliza una cámara que se introduce por una pequeña incisura en la articulación, y así podemos identificar desde dentro el problema y solucionarlo. Las dos técnicas más habituales son la meniscectomía parcial y la sutura meniscal.

Se prefiere, siempre que sea posible, la sutura meniscal porque conserva el menisco íntegro y tiene mejor resultados a largo plazo. Cuando el menisco se rompe por su borde libre, sin embargo, se recurre a la extirpación parcial del menisco (meniscectomía parcial). Ambos procedimientos se realizan por técnicas artroscópicas, y en muchos casos pueden abandonar el hospital el mismo día de la intervención o a la mañana siguiente. De pendiendo del paciente y de sus antecedentes se realiza la cirugía con anestesia local o con anestesia raquídea. El procedimiento dura una media de 90 minutos y tras él el paciente… Desde hace años se desaconseja la extirpación total del menisco (meniscectomía) porque mutila la rodilla, produce una incongruencia de las superficies articulares y facilita el desarrollo de la artrosis compartimental de la rodilla.