ROTURA DE LIGAMENTO CRUZADO POSTERIOR

Cuando el paciente que ha sufrido la rotura del ligamento cruzado posterior es una persona mayor con un nivel bajo de actividad física o en adultos sedentarios, el tratamiento será conservador, para lo que se puede utilizar una ortesis o férula especial que sujete la rodilla y evite la subluxación posterior de la rodilla.

En los jóvenes de gran actividad y los deportistas el tratamiento será quirúrgico y se deberá reconstruir el ligamento utilizando un injerto de tendón del propio paciente (autólogo) o procedente de donante (aloinjerto). El nuevo ligamento se insertará en el hueso utilizando tornillos, grapas u otros sistemas. El periodo de recuperación total después de la cirugía oscila entre los seis y los nueve meses, según cada caso.