NEURODINÁMICA

La neurodinámica clínica es una técnica de movilización manual cuyo objetivo es realizar movilización del sistema nervioso periférico, lo cual es útil para aliviar, incluso eliminar, algunos tipos de dolores que tienen su origen en alteraciones o problemas que implican al nervio periférico. La neurodinámica, movilización neural, o movilización neuromeníngea, como hemos dicho en la introducción, es una técnica que emplea el movimiento activo del sujeto (aunque también hay técnicas pasivas) para inducir movimiento en estructuras del sistema nervioso periférico, pues esa movilización puede beneficiar la recuperación en caso de lesiones como las comentadas en el párrafo anterior.

La neurodinámica se basa en que el sistema nervioso es un contínuo, y en que la movilización puede ayudar a liberar estructuras y aliviar ciertos problemas. Esto tiene bastante evidencia científica, y en la clínica es una técnica sencilla y segura. Aquí podéis ampliar un poco la información sobre el concepto de neurodinámica. La neurodinámica clínica se define como la aplicación clínica de la mecánica y la fisiología del sistema nervioso, su relación entre ellas y su integración con la función del sistema músculoesquelético (Shacklock 1995).

Los nervios discurren a través de túneles entre músculos, huesos, fascias, piel,… para llegar a los tejidos que inervan. El paso por estos túneles o interfaces mecánicas puede verse afectado por la patología de los tejidos circundantes, llegando a provocar una disfunción neural. Mejorar la relación dinámica del tejido neural afectado con respecto a sus interfaces mecánicas es uno de los objetivos de la neurodinámica, mediante técnicas pasivas (aplicadas por el fisioterapeuta) o activas (ejercicios de autotratamiento).

Dentro de los conceptos que engloba la neurodinámica, además de las técnicas diagnósticas y terapéuticas de movilización del sistema nervioso (tests neurodinámicos), debemos incluir desde un punto de vista biopsicosocial los términos de salud representacional, y el dolor relacionado con los procesos de sensibilización central (además del dolor neuropático periférico). Además del uso de la movilización del sistema nervioso para restaurar la mecánica del tejido neural, la neurodinámica se presenta como una forma eficaz de llamar a la puerta y acceder a los desórdenes neurofisiológicos relacionados con estos procesos.