CICATRICES Y ADHERENCIAS

Cuando hablamos de una cicatriz, hablamos de un tejido fibroso que sustituye al tejido normal después de una herida, desgarro o lesión. Dicha cicatriz está formada por fibras de colágeno que en algunas situaciones se distribuyen de forma desordenada en el espacio, cambiando así las propiedades elásticas del tejido.

Las adherencias son cintas de un tejido semejante al tejido cicatricial, causantes de que los tejidos y órganos se queden pegados y pierdan la capacidad de acomodarse durante el movimiento. Comúnmente se forman después de una cirugía abdominal, como por ejemplo tras un parto por cesárea; aunque podemos encontrarlas en cualquier parte del cuerpo.

En el caso de las cesáreas o episiotomías es interesante la valoración y tratamiento temprano, ya que así podremos garantizar una mejor recuperación y ganancia de calidad de vida.